Marketing 4.0, algo obvio pero difícil de aplicar.

Todos, al día de hoy, estamos enterados que una marca no vende un producto, vende una experiencia, y más de un conferencista nos ha hecho saber eso a base de ejemplos, como Starbucks con su experiencia en tienda, Apple con el concepto de “think different”, entre otros. Esto es algo que cualquier persona de cualquier área o profesión sabe, sin embargo ¿Qué hay más allá de dicha experiencia? Y ¿Cuál es el entorno de dicho concepto?

Empecemos aclarando que no hay una generación del marketing que se base en “la experiencia” si no lo contrario, este concepto se crea a partir del marketign 2.0, donde la se establece la comunicación con el cliente, se le da protagonismo y se atiende de forma más directa a la satisfacción con la marca, en resumen, era centrado en el consumidor, y parte de esto era el ofrecer una experiencia resaltable, con el fin de concretar una buena atención. Hasta este punto aún no hay tan desarrollado un concepto de “experiencia”. Al no ser aplicado de forma estándar en esta generación, una marca en específico aprovechó esta área de oportunidad convirtiéndolo en un diferenciador, que hasta el día de hoy puso la definición estándar como experiencia de compra, Starbucks, un modelo de negocio basado en la experiencia del fundador como consumidor. Haciéndolo de forma masiva y estandarizado, con una propuesta de valor en el servicio, que se basaba en la unificación del sistema en todas sus tiendas de forma precisa, “lo que encuentres aquí, lo encuentras en china”.

Avanzando, llegamos al 3.0 del marketing, ya en esta generación, y con el precedente la cadena de café mas grande a nivel mundial, la idea de una experiencia ya es algo básico para las estrategias en esta, ¿A qué se refiere esto? Es como la calidad de un producto, en la primera generación era la principal estrategia, para la segunda generación esto ya no era algo resaltable, o al menos los países que iban a la par de las tendencias. En este punto ya no solo era importante dar un buen servicio al cliente si no tener una buena imagen basado en los valores y las buenas acciones, el tema ambiental toma relevancia en cuestión de imagen, y gracias a la tecnología la interacción con las marcas fue creciendo de forma más directa.

Ahora con todo esto en cuenta y ya en contexto, primero, ¿Qué es el marketing 4.0? y ¿Qué conlleva? Antes de responder esto tienes que saber que antes de aplicar esta generación, primero se tiene que cumplir a la perfección todos los conceptos anteriores de lo contrario, tendremos estrategias a medias, es cierto que el cliente quiere una experiencia, pero si el producto no tiene la calidad esperada la experiencia se pierde esa experiencia. La marca en este punto toma relevancia en su personalidad, el consumidor no solo quiere saber que se le ofrece, si no quien le vende y que representa. La comunicación bidireccional, evolución a la omnidireccional, donde ya no solo se comunica con el cliente sino existen diversos calanes de comunicación, y se requiere de presencia en todos, al mismo tiempo de una respuesta inmediata. La marca tiene una participación en la sociedad es aquí donde las relaciones publicas tienen un papel promocional, no solo para mantener relaciones comerciales, o mantener una relación con la comunidad, sino la imagen pública conlleva a un factor para la decisión de compra de los consumidores.