La digitalización más allá de la publicidad

Ciertamente la contingencia causada por el COVID-19 a orillado a todos los negocios a buscar la alternativa de sus ventas en el mercado digital, pensando ciegamente que es la simple acción de migrar la presencia de la marca o empresa a alguna plataforma digital, ya sea por una tienda en línea, redes sociales, etc. Si bien esto es correcto como ya lo hemos mencionado en veces anteriores, la mercadotecnia es un poco más compleja de lo que se observa a simple vista pues se compone de planeación, organización, dirección y control de todo nuestro plan. No podemos hacernos de la vista gorda, el tema de la digitalización no es tan sencillo como “solo publicar en Facebook”, si bien es un inicio para una PyME, es tan rudimentario como en contabilidad anotar movimientos en una libreta, no podemos esperar resultados inmediatos y grandes si no se crean procesos más sofisticados y robustos, muy diferente si diferenciamos los cargos y abonos y los clasificamos de acuerdo con su concepto, entonces todo se tendrá más controlado, burdamente hablando. En el marketing pasa lo mismo, invertir y crear estrategias más completas en el entorno permite tener mayores y mejores resultados, no es lo mismo compartir en nuestras redes el material que se tenga, a generar una planeación donde se determine el mensaje, crear el contenido, especificar las plataformas, hasta los días y horario en los que se publicarán. Suena laborioso, pero por consiguiente esto dará resultados a mediano y largo plazo.

Paul Fleming, propone una conversión del mix de marketing (4 P´s) a las 4 F´s del marketing digital: Flujo, Funcionalidad, Feedback y Fidelización. Esta adaptación es la más acertada, sin embargo, en mi opinión, sólo abarca la “P” de plaza y la “P” de promoción, y es que no toca ningún punto de precio o producto, que, aunque no se vea tan necesario o influyente en el tema, la realidad es que las 4 P´s son, en la actualidad, capaces de adaptarse al mundo digital.

Recordemos que promoción fue la primera que tuvo lugar en la nueva era tecnológica, permitiendo una evolución completa de la misma, como resultado una publicidad segmentada, en la que la tasa de conversión aumentaba significativamente. La subsecuente plaza con la aparición de la e-commerce, ha tenido un impulso gigante tras la pandemia.

Ahora bien, el precio sabemos que las estrategias ya están llevadas a cabo, pero no de forma teórica, Fleming por consiguiente no lo menciona, pero en la era digital este punto encontró su lugar entre las dichosas cookies ya que este suele cambiar de acuerdo con tus búsquedas en distintas plataformas. El producto por otro lado es un tema de constante evolución, ejemplo esta la transformación del mercado de los libros y películas, de algo físico a algo digital enteramente haciendo su accesos y distribución tan sencillos desde la comodidad del hogar, si bien no todo se puede digitalizar, el cómo se muestra el producto y los entornos donde se muestre llegan a ser fundamentales para la decisión de compra del usuario. Ya que, si este por alguna razón encuentra que el producto no podría satisfacerlo enteramente, no lo compra, ya que no puede oler, tocar o incluso ver de manera presencial, solo puede ver la imagen, como se ve en distintos escenarios y de forma abstracta mediante los comentarios de otros usuarios.

Entonces para la empresa ¿Cuál es el beneficio si el trabajo aumenta? ya que no se pude dejar de lado el ámbito físico. Todo esto es un complemento, pero más allá de aumentar los canales de venta permite una sistematización unificada donde el inventario de los distintos canales se tenga controlado, así como las ventas y la persona detrás de la misma. La automatización nos permite tener procesos burocráticos en cuestión de segundos.

Ahora ¿Cuál es el siguiente paso para tu negocio?